|  
9 Min Read

Innovación Social: La nueva área de servicios de Proyecta Impacto que busca conectar empresas con comunidades

Actualmente potenciar las capacidades de las personas y empresas para poder lograr las transformaciones que se requieren hacia la sostenibilidad, es materia fundamental. De ahí, es que Proyecta detectó la necesidad que existe en accionar por medio de un área y equipo dedicado a la construcción de capacidad en personas, equipos y empresas para hacer frente a los enormes desafíos sociales y ambientales que existen actualmente. 

El modelo de Triple Impacto, ampliamente extendido en el mundo corporativo, plantea que las empresas y sus trabajadores deben ser capaces de balancear la generación de rentabilidad económica con la protección de los ecosistemas naturales y el desarrollo social. Pero, frente a los desafíos sociales las respuestas y soluciones son muchos más complejas y, por lo tanto, se requiere de un área especializada en ello. Es por esto que Proyecta contará con una nueva área de servicios para sus clientes llamada “Área de Innovación Social”, que se formalizó a comienzos de 2021 con servicios de Relacionamiento Comunitario. Además, se encuentra actualmente desarrollando dos nuevos servicios: gestión de Derechos Humanos y Diversidad e Inclusión.

“Siempre ha estado como un valor agregado de nuestro servicio el potenciar el rol de las personas y los equipos. Hemos trabajado en proyectos que tienen aristas de relacionamiento comunitario, con trabajadores, levantamiento de iniciativas y promoción de líderes que puedan generar cambios internos en las empresas. Pero no estaba diferenciado como servicio. Empezamos a darnos cuenta que era necesario tener mayor diferenciación, con liderazgos distintos, con enfoques complementarios, pero que al mismo tiempo pudieran especializarse mucho más en algunas temáticas”, comenta Pablo Sepúlveda, Director de Innovación Social de Proyecta.

Transformar el vínculo entre empresa, comunidad y medio ambiente, es el objetivo principal de esta nueva área de servicios, teniendo como base la innovación; la cual no sólo requiere del proceso innovativo de crear soluciones, sino que éstas deben ser atingentes a las necesidades de los equipos de trabajos, comunidades con las que se vincula la empresa y otros stakeholders. El objetivo es que cada vez más las empresas y sus trabajadores puedan entenderse como sujetos parte de la sociedad, aprendiendo a cómo juntos son capaces de tener una visión sostenible sobre la que accionar para generar cambios ampliamente anhelados.

Así entonces, esta área ayudará a las empresas a enfrentar los desafíos que comparten con las comunidades, ayudándoles a integrar una visión que entiende que las comunidades son parte de las posibilidades futuras de impacto medioambiental y finalmente, del negocio. Así lo comenta Valentina Latapiat, Analista de Personas en Proyecta, “Queremos ser fundamentales en poder hacer entender que comunidad y empresas están involucradas por igual y se puede llegar a consensos, involucrando a la gente, yendo más allá y siendo más humanitarios”.

Pablo Sepúlveda destaca que ésta área quiere impactar en lo que es el tejido social en su totalidad. “Es pensar que la empresa tiene un ámbito que atender respecto a las redes y en lo simbólico que representa para una comunidad. Ellos [la comunidad] tienen cierta responsabilidad y expectativas respecto a su función, mientras que, al mismo tiempo, las empresas también tienen ciertas expectativas de lo que pasará con la comunidad. Tienen ciertos temores y riesgos que enfrentar”. Esta reflexión ilustra el servicio que entregará el Área de Innovación Social, llamado Estrategia de Relacionamiento Comunitario, que busca darle a las empresas una mirada estratégica de sus objetivos buscando poder estar alineadas con los de las comunidades. Así, se ofrecerá el Servicio de Diagnóstico, el cual es un proceso de consulta, de levantamiento de información e iniciativas existentes tanto de la comunidad como de la empresa en donde luego se podrán establecer los factores más relevantes y críticos; tales como qué es clave para el negocio y sus oportunidades y qué temas son decisivos para la comunidad, para luego determinar cuáles son las reales oportunidades que existen y sean interesantes para ambos actores.

Por otro lado el servicio de Debida Diligencia y Política en Derechos Humanos, el cual es un proceso que tiene un enfoque preventivo, y está basado en normas internacionales de comportamiento, buscando identificar, prevenir y abordar las consecuencias negativas de las actividades de las empresas sobre los Derechos Humanos, Pablo Sepúlveda explica que “es un enfoque que adopta el sector corporativo para reflejar que la afectación de los derechos humanos es un riesgo para las empresas y esos tiene impactos para los trabajadores, para las comunidades, etc. Y que como cualquier otro riesgo es necesario identificarlo, evaluar posibles impactos, mitigar en caso de ser necesario y prevenir e involucrar a otros para generar soluciones a eso”.

Sin lugar a dudas que esta área será de gran ayuda y aporte a todas las empresas que quieran impactar mediante las buenas prácticas no sólo al medio ambiente, sino que además, a las comunidades. Una área que nace con la confianza, credibilidad y conocimiento de que para alcanzar los objetivos del Desarrollo Sostenible es necesario que todos los actores trabajen desde la vinculación para que logren ponerlos en balance, comprender la complejidad inherente y desde esta comprensión más profunda, encontrar soluciones innovadoras para afrontar los retos. Yo creo que esta Área de Innovación Social va de la mano y tiene toda la coherencia del mundo con lo que hace Proyecta. Además, hay muchas temáticas sociales y personas que están viviendo situaciones muy complejas y si nosotros podemos ayudar en esa vulnerabilidad social por medio de nuestros conocimientos y herramientas, mejor aún”, finaliza Valentina Latapiat.